Escapada a Marrakech

0
Visto: 134 veces
Marrakech

En menos de un año he viajado a Marrakech dos veces. La primera salida, fue en un mes de junio con un grupo de 5 amigas y la segunda vez en marzo, con otro grupo más amplio, eramos 8. El fin de semana de marzo de este año, fue una excusa perfecta, el cumpleaños de dos amigas que coincidían en pasar de década. Para el viaje con el grupo de amigas de junio de 2018, no necesitamos motivo alguno, solo queríamos un escape de fin de semana, nosotras solas.

La primera vez que fuimos a Marrakech, otras amigas, Sandra y Susana, que ya habían estado, nos dieron algunas recomendaciones, y entre todo lo que nos sugirieron, luego nosotras preparamos lo que consideramos mejor que por tiempo podríamos hacer. La segunda vez, como ya sabía más, pues sugerí yo misma qué hacer y dónde cenar, pero también incorporamos nuevas actividades, como la salida al “Desierto de Piedra” que organizó Patricia y que fue un gran acierto.

Unas cuantas razones para visitar MARRAKECH

  • Para vivir la experiencia de quedarte en un Riad, esas casas tradicionales cuya vida gira entorno a los patios, una maravilla.
  • Para saborear sus tés con menta y aprender a prepararlo. Desayunar con el zumo de naranja y los dulces típicos. Degustar el auténtico Cuscús. Probar los dátiles XXL y descubrir todos los tipos de olivas que existen.
RIAD CATALINA. Desayuno en el patio.
  • Para difrutar de un baño con tratamiento marroquí. Un ritual obligado que no hay que perderse.

  • Para despertar con el alboroto de los pájaros y con la llamada a la oración. Para contemplar las palmeras a contraluz. Para sentarte en una terraza en el zoco y entre la visión del perfil de la ciudad ver al fondo las montañas del Atlas nevadas…
  • Para sorprenderte con ciertas estampas de la ciudad imborrables: los carros tirados por burros que aún se pasean por sus callejuelas; las motos que llevan hasta una familia de cuatro; las bicicletas viejísimas que se te cruzan a una gran velocidad por delante y ni te enteras; la aventura de cruzar un paso de cebra, pues las rayas en el suelo solo están de adorno; el paso de la paz del Riad al bullicio de la Medina; y la tranquilidad que sientes a la misma vez que paseas en medio de este jolgorio de mezclas.

Y así podríamos seguir y seguir…. pero también pensar sobre esta otra razón para escaparte a Marrakech, está cerca, a 2 horas o menos de cualquier ciudad de España, puedes pagar, en casi cualquier lugar, en euros y el tiempo es agradable, tanto en marzo como en junio, siempre teniendo en cuenta que las noches son frescas.

Qué se puede hacer en 3 días

La propuesta que expongo aquí, para 3 días, se puede hacer perfectamente, siempre y cuando se planifique bien las horas de salida por la mañana del Riad, y que todo lo que se vaya a visitar ya esté reservado previamente, como son las excursiones, los restaurantes y el chófer que nos recogerá para llevarnos de un lado a otro. Negociar bien con ellos los precios y horas de recogida.

De cualquier forma, al final lo que se haga en los 3 días, todo dependerá con el grupo de personas que vayas y lo de acuerdo que estén en hacer todo, parte o incluir otras cosas que hacer. Mejor estar a bien y disfrutar con tus amigas/os pués para eso se viaja en compañía, hay que consensuar y que todos disfrutéis de la estancia durante los 3 días.

DIA- 1

Plaza Jamaa el Fna. Marrakech

Plaza Jamaa el Fna. Marrakech


  • Para hacerte una idea de la Ciudad Roja y recorrer los lugares imprescindibles, es ideal apuntarse a un free tour por la Medina con un guía en tu idioma donde al final tú pones el precio, una propina que ronda los 10 ó 15 € por persona.
  • En este paseo puedes descubrir su historia y los secretos de la ciudad. Este tour a pie dura unas cuatro horas, comenzando a las 9:30 en la Plaza Jamaa el Fna, centro neurálgico de la ciudad, luego pasarás por delante de Mezquita Koutoubia, que te recordará a la Giralda. 
  • Entrarás al palacio de Bahia, donde te sorprederás de cómo convivian el sultán Abu Bou Ahmed con sus 4 esposas y su harén de 24 concubinas.
  • Luego el paseo continúa por el Zoco, donde verás más de cerca cómo es la vida local en Marrakech. Dá por terminada la excursión
    en la Plaza Jamma.  
  • Estás en el corazón de la plaza y el inicio de los puestos de los comerciantes. Mejor que descanses antes, en una terraza con toldo y disfruta de un buen té con menta, para ganar fuerzas, que las vas a necesitar, para dedicar la tarde a las compras.   Si aún no has comido nada, la terraza del NOMAD cerca de la Plaza de las Especias es un excelente lugar para hacerlo.

Para comprar en Marrakech es aceptar el juego del regateo y asumir que si no lo haces te estarán cobrando el doble como mínimo del precio que estaban dispuestos a aceptar que les pagarás. Evidentemente no se regatea en todos los sitios, como por ejemplo en los restaurantes o en determinado tipo de establecimientos, pero donde sí has de regatear es con los taxistas, con lo conductores de calesas y siempre, siempre en los zocos.

  • Acabadas las compras, que le hemos dedicado toda la tarde, volvemos extenuadas al Riad, que gracias, aún nos queda unas horas para descansar para luego prepárase para ir a un lugar chic y diferente, con música en vivo y diversión, después de cenar. Esta vez fuera de la Medina, una buena sugerencia y muy recomendable: el BO & ZIN

DIA- 2

  • Salida del Riad a las 09:30. Ten reservada una excursión a un pueblo berebere en el Valle del Atlas y comparte té con un anfitrión, para ver como viven las familias allí.

Aprendiendo a preparar el té con menta. Marrakech

Aprendiendo a preparar el té con menta. Marrakech

  • Luego sigue hasta Scarabeo Camp en Stone Dessert. Encantador campamento con carpas de inspiración oriental, uno de los rincones más hermosos del desierto de piedra marroquí, sólo a 35 km. de Marrakech. Bajo una carpa al aire libre podrás disfrutar de una comida tradicional y donde además podrás disfrutar de unas vistas impresionantes con el Atlas nevado al fondo. Ha pasado el día, y podrás estar de vuelta a las 17:00.

  • Te queda la tarde para darte un gusto extra en un hamman (baño público). En el primer viaje de junio, fuimos a
    The Baths of Alhambra
    una experiencia única que no puedes perderte si vienes a Marruecos, donde te ofrecen servicio de estética corporal a la manera local, ¡no hay mejor forma de conectar con los marroquíes! Para el tratamiento, ¡que vas a disfrutar muchísimo!, utilizan el aceite de oliva negro, que es el principal secreto, con excelentes propiedades exfoliantes, te lo aplican con un guante negro o kassa, bien frotado generosamente por toda la piel ( las personas con piel sensible, mejor abtenerse). A continuación vendrá una ducha y baño de vapor para terminar con un masaje relajante y un té con menta, sobre las tumbonas calientes, con luz tenue y música oriental tranquila. Esta estancia en el Hamman, dura unas dos horas, es una forma maravillosa para terminar la tarde y prepararte antes de la cena.

les bais alhambra. Marrakech

  • Para terminar el día, se puede cenar en un lugar típico, el Palais Jad Maha, tiene local bar, restaurante y música en vivo. Bueno, no es que lo recomiende mucho, pues es el típico sitio para turistas, pero si vienes la primera vez, puede ser divertido.

DÍA- 3 

  • Llegamos al último día, el avión de vuelta a casa es a las 21:00, así que nos da tiempo visitar el precioso lugar que es el Jardín Majorelle hay que salir ya desayunadas del Riad a las 09:30 y con todo ya empaquetado y las maletas cerradas, pues vienen por la tarde a recogerlas por nosotras y así nos da tiempo de hacer todo lo que queremos. Pasearemos unas horas por el jardín y hasta nos dará tiempo comprar en su tienda antes de comer pronto en su restaurante al aire libre. El té o el café, lo tomaremos en nuestra última parada, the Mamounia Palace Hotel, antes de dirigirnos al aeropuerto.
  • Los jardines Majorelle, fueron diseñados por el autor de mismo nombre, durante el periodo colonial francés y que en 1980 Yves Saint-Laurent y su pareja Pierre Bergé, lo adquirieron salvando estos jardines de un proyecto hotelero, lo restauraron incrementando las especies vegetales de las 135 que habían a más de 300. Todo ello realzado por colores brillantes dominados por el “azul” Majorelle.

La villa taller en azul Majorelle y los jardines de Majorelle en Marrakech.

  • La Mamounia Palace Hotel,  el broche perfecto para terminar y deleitarnos de un té en su bar Menzeh.
    Si lo has planificado bien, habrás reservado un coche con chófer para que vaya a recogeros las maletas del Riad, pase por La Mamounia y os lleve directos al aeropuerto.

The Mamounia Palace Hotel

The Mamounia Palace Hotel. Nos recogen para ir al aeropuerto. Ya todo cargado en el coche

¡Que mejor lujo que este! un finde largo con amigas. En un lugar mágico, cercano, lleno de historia. Volvemos cargadas de especias, alfombras, mantas y no sé que mas cachibaches para casa 🙂

… y pensando ya en la siguiente escapada.

Notas

  • La primera vez fuimos al Dar Doukkala Riad & Spa y esta segunda vez al Riad Catalina. Mucho mejor el primero, pues tiene menos habitaciones y solo por este hecho ya lo hace más acogedor. La habitación además que nos dieron para 5 personas era fantástica con terrraza chil out solo para nosotras. Ambos Riad de cualquier forma son muy recomendables, están en el corazón de la misma Medina, cerca de todo.
  • Taxis y chóferes: Una web que utilizo mucho cuando viajo es GET TRANSFER
  • La empresa que se contrató la excursión a los pueblos del Atlas y luego al desierto de piedra fue con ACROSS MOROCCO
  • RESTAURANTES recomendados:

Artículo previamente publicado en nuestro club WWW.AND7DREAMS.COM

Dejar respuesta