El email marketing es una forma económica, sencilla y efectiva de hacer llegar a nuestro público aquello que queremos transmitir: desde las novedades y últimas publicaciones de nuestro blog, hasta las ofertas o promociones de nuestro e-commerce.

A pesar de que muchos consideran que las newsletters y el envío de emails están de capa caída, estudios como el Marketer email tracker 2018 de la Data & Marketing Association británica demuestran que siguen siendo una opción más que interesante. De hecho, este mismo estudio dice que el ROI de una campaña de email marketing (122% de media) está por encima del que podemos obtener mediante redes sociales.

Otros datos, como los aportados por Statista, muestran un incremento anual en cuanto a envío de mails. A pesar de tener cada vez más competencia como forma de comunicación, su uso sigue creciendo.

La herramienta más habitual del email marketing son las newsletters, publicaciones que enviamos a través de correo electrónico y que llegan a todas aquellas personas que se hayan suscrito a este servicio.

Este punto es lo que las convierte en una herramienta tan interesante, y es que nuestro público ya ha mostrado interés en nosotros al haberse suscrito a este servicio para estar al corriente de nuestras novedades. Por lo tanto, son un sistema que nos servirá para mantener un contacto constante ofreciendo además un contenido que es de su interés.

En este post no entraremos en las soluciones y softwares de diseño y envío (aunque Mailchimp es la más extendida y habitual), sino que os propondremos una serie de recomendaciones para que tu newsletter sea tan sencilla como efectiva. ¡Empezamos!

Consejos para crear tu newsletter

En el momento de hacer una campaña de email marketing, hemos de tener en cuenta varios factores. Desde el diseño hasta el contenido, una newsletter puede ser algo que nuestro público agradezca y reciba con agrado, o una molestia que eliminará de su bandeja de correo nada más verla.

Aporta valor a tu público

Hay que tener en cuenta que, aunque sea el sistema menos molesto de establecer contacto en comparación con una llamada o una visita, estaremos «molestando» al receptor en horas de trabajo o en su tiempo libre.

¿Qué queremos decir con esto? Es sencillo: si molestas a alguien, que sea por un buen motivo. En función de nuestra intención (ventas, generar más tráfico, captar leads, etc.) tendremos que ofrecer un contenido que sea atractivo y de interés para nuestro público.

Si enviamos una newsletter con un contenido que no sea de interés, la abrirán la primera vez pero la segunda seguramente ya no. Como resultado final de esto, el usuario se dará de baja y habremos perdido una oportunidad de oro para fidelizarlo.

Si tenemos una base amplia de suscriptores, una buena forma de dirigirnos a ellos de forma más personalizada es la hipersegmentación. Este sistema nos permite ofrecer un contenido que se ajuste a los intereses de cada usuario de forma individual. Pero no nos desviemos del tema, sigamos con la newsletter.

Cuida el diseño

Si el contenido es importante, el continente también lo es. Una newsletter es un documento muy visual, y un mal diseño puede causar una pésima impresión en los suscriptores.

Este es un ejemplo de newsletter informativa bien diseñada: es sencilla, presenta los elementos de forma ordenada, e invita al usuario a hacer click para acceder al contenido.

Además, se aseguran de ofrecer algo que interesará al usuario porque es un contenido seleccionado en función de su gusto personal, con lo que su tasa de aperturas será alta y su CTR (Click Through Rate) también elevado.

Actualmente, diseñar una newsletter está al alcance de cualquiera gracias a programas que ofrecen plantillas formadas por un sistema de bloques que se editan fácilmente. No es necesario que sepáis HTML.

  • El header será lo primero que vean al abrirla, así que utiliza el logo y los colores corporativos para que tenga coherencia con tu página web. Haz que te reconozcan con solo echar un vistazo a la newsletter.
  • Un cuerpo muy recargado hará que el contenido se vea amontonado y sea poco legible, así que opta por hacerlo sencillo. Menos es más.
  • Utiliza encabezados para cada bloque con texto, de esta forma todo quedará mejor agrupado y será más accesible.
  • Enlaza a tus redes. El footer es un espacio ideal para incluir información adicional sobre ti, tu empresa o tu producto, y sobre dónde más pueden encontrarte.
  • No te extiendas en exceso. Ya tienes tu página para eso, en una newsletter nos interesa ser directos y concisos. Si quieren saber más, accederán a través de los diferentes call to action que pondremos.
  • Utiliza imágenes que acompañen al texto. Ya hemos dicho que la newsletter es un documento muy visual, y sin imágenes será difícil que lo sea. Cuida el tamaño (que todas sean iguales si pertenecen a un mismo bloque) y la resolución, para que se vean bien.

Esto son algunos consejos que todos podemos llevar a cabo de forma sencilla, y para los que no es necesario ser un experto en diseño. Hay que tener al suscriptor siempre en mente, ¡hagámoslo fácil!

Crea un asunto interesante

Los usuarios se suscriben porque quieren, pero eso no garantiza que vayan a abrir nuestra newsletter. De hecho, es probable que si el asunto del correo no llama suficiente la atención pueda incluso pasar descapercibido. Podemos tener una lista de suscriptores enorme, que si no abren nuestra newsletter no nos servirá de nada.

Por eso, es importante que el asunto sea lo suficientemente llamativo como para incitar al suscriptor a que lo abra. Enviar una nueva newsletter con el mismo asunto una y otra vez, aunque el contenido sea diferente, puede hacer que de entrada parezca poco atractivo.

Es algo sencillo que no cuesta nada. Podemos hacer que tenga relación con el tema de la newsletter y utilizarlo a modo de introducción, o poner una frase llamativa que haga que sea imposible no querer saber de qué se trata. ¡No temas ser creativo!

Sé constante

Cuando nos suscribimos a una newsletter esperamos recibirla con una frecuencia determinada. Y si nos interesa, echaremos en falta cuando no nos llegue.

En función de nuestras intenciones, tendremos que buscar una frecuencia de envío que cumpla con el primer punto de nuestra lista, el de aportar valor. No sirve de nada enviar una newsletter semanal de nuestro blog si no tenemos nuevos posts publicados.

Por lo tanto, el envío de la newsletter tendrá que ajustarse a nuestro plan de contenidos o a las campañas sobre nuestros productos que tengamos planificadas. Y en base a esto, decidir la frecuencia de envío.

Analiza los resultados

La mejor forma de saber si está funcionando lo que hacemos es analizar los resultados. ¿Qué contenido ha tenido más éxito? ¿Qué porcentaje de suscriptores han abierto el mail? ¿Cuántas visitas hemos obtenido a través de la newsletter?

Tendremos que ajustar nuestra estrategia en función de los resultados para seguir progresando y cumplir nuestros objetivos. Este es el último paso, pero es muy importante: ten siempre en mente que puedes realizar cambios si es necesario.

Cumpliendo estos sencillos consejos, sumados a tu creatividad, podrás crear una newsletter que impacte a tus suscriptores. Verás que es mucho más sencillo de lo que parece, ¡anímate y crea tu propia newsletter!

En GaeaPeople somos especialistas en email marketing, ¡contacta con nosotros y descubre cómo podemos ayudarte!

Valora este articulo:

(No se ha valorado)

Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

deja tu comentario