Los riesgos de la adicción a las nuevas tecnologías

0
Visto: 442 veces
Adicción a internet, redes sociales y la tecnología

La tecnología puede ofrecer las dos caras de una misma moneda en función del uso que hagamos de ella: puede ser una forma de relacionarse con otras personas, de mejorar nuestro rendimiento en diversos ámbitos, o de ofrecer un sinfín de posibilidades y recursos para nuestro trabajo; o puede que nos provoque ira al fallar en un juego, ansiedad por no llevar el teléfono con nosotros, o una necesidad constante a los estímulos de las redes sociales.

Un uso excesivo de la tecnología nos puede convertir en personas dependientes, y podemos desarrollar una adicción de forma paulatina y sin darnos cuenta. Una adicción que es especialmente agresiva en jóvenes, pero que también se puede dar en adultos.

Pero, ¿Qué es realmente la adicción a las nuevas tecnologías? ¿Cómo puede ser que algo así cree adicción? ¿Existe realmente?

¿Qué es la adicción y por qué se relaciona con las nuevas tecnologías?

La adicción es un estado psicofísico en el que la ausencia del elemento que la provoca, ya sean sustancias como el alcohol o las drogas, o acciones como el juego o el sexo, hacen que el adicto necesite de la recompensa, el alivio o el estímulo que dicho elemento le provoca. Un adicto es una persona que «necesita» algo para estar bien.

Aunque siempre se ha relacionado la adicción con el alcohol o las drogas, cada vez es más habitual relacionar este concepto conotro tipo de elementos que pueden causar este estado de dependencia.

La tecnología de uso doméstico ha experimentado un crecimiento enorme las últimas 3 décadas. Desde la irrupción de los ordenadores personales, pasando por los sistemas de entretenimiento como las videoconsolas, y llegando hasta la democratización de internet y la creación de las redes sociales, hemos vivido cambios que han supuesto toda una revolución en cuanto a la forma en que nos relacionamos, trabajamos, entretenemos o vivimos.

Riesgos del uso abusivo de las NTIC

Como decíamos, aunque este tipo de adicciones puede afectar a cualquier persona sin importar su edad, son los jóvenes los principales afectados. Los nativos digitales, aquellos que han nacido en plena época digital y de internet, están más expuestos a estas nuevas tecnologías.

A pesar de que en los últimos años la literatura científica ha presentado un crecimiento notable en las publicaciones relacionadas con la adicción a las nuevas tecnologías (NTIC), no debemos pasar por alto que, hasta el momento, no existe unanimidad en la comunidad científica internacional a la hora de considerar las ciberadicciones como una enfermedad, además de carecer de definiciones operativas para las
diferentes expresiones del problema: Internet, videojuegos, cibercasino, chat, redes sociales, etc.

Antonio Terán Prieto
Centro de Atención a Drogodependientes San Juan de Dios.

Hay que decir que el término «adicción» cuando hablamos de estos elementos no está ampliamente aceptado por la comunidad científica, sino que muchos hacen referencia a un uso excesivo, y no a una adicción como tal.

Los riesgos de las nuevas tecnologías

A pesar de que la adicción a internet como concepto, fue acuñado por Ivan Goldberg (1995) como una broma, a raíz de él se han ido desarrollando estudios y comparaciones con otro tipo de adicciones. La doctora Kimberly Young, en 1996, estableció una serie de patrones y situaciones que ayudarían a diagnosticar esta adicción, modificando algunos patrones que se utilizan para identificar una adicción al juego.

La Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPAP) en su 16º Congreso, celebrado en 2019, ofreció un interesantísimo seminario en el que se ahondó en todo lo relacionado con las ciberadicciones. En él, se ofrecieron unos datos que sin duda deberíamos tener en cuenta:

  • Más de la mitad de los adolescentes hacen un uso inadecuado del teléfono móvil: 28,4% muestra un uso de riesgo, el 21% hace un uso abusivo y el 8% presenta dependencia de su smartphone.
  • El 43,5% de los adolescentes presenta una conducta problemática en el uso de WhatsApp: el 21% muestra un uso de riesgo, el 14,5% de abuso y el 8% de dependencia.
  • Cerca del 40% presentaban un uso problemático de redes sociales: el 19% mostró un uso de riesgo, el 13% abuso y el 7% dependencia.
  • En el mismo porcentaje que las anteriores, en torno a un 40% de los adolescentes madrileños, utilizaban aplicaciones de videojuegos de forma problemática. El 24% presentaban uso de riesgo, el 12,5% abuso y el 5,7% dependencia.

Entre los principales riesgos que pueden derivar del uso excesivo de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (NTIC), el seminario de la AEPAP, basándose en otros estudios realizados previamente, presenta una lista con los factores de riesgo por el uso abusivo de las nuevas tecnologías.

Hay otros hechos que apuntan a lo nocivo que puede resultar el uso excesivo de las nuevas tecnologías. Este artículo de Xataka, habla sobre como grandes directivos, gente con un nivel sociocultural alto, y miembros destacados de grandes empresas tecnológicas, mantienen a sus hijos lo más alejados posibles de las pantallas.

Incluso Tim Cook, CEO del gigante tecnológico Apple, afirmó que no le gustaría que su sobrino estuviera en redes sociales, que el uso abusivo de la tecnología no es ni ha sido nunca un objetivo de Apple, y que no consideran un éxito que haya personas que estén utilizando sus dispositivos todo el rato.

A pesar de la controversia en cuanto a cómo definir este fenómeno, sí que podemos hablar de que el abuso de las nuevas tecnologías está afectando a toda una generación, y que es importante estar pendientes de cualquier comportamiento compulsivo que podamos apreciar en su uso, especialmente en los más jóvenes.

Dejar respuesta