LiFi: la tecnología que revolucionará las comunicaciones móviles

0
Visto: 721 veces
Tecnología LiFi

¿Has intentado felicitar el año nuevo a tus amigos y familiares un 1 de enero a las 00:00 horas? Pues ya sabes que las redes actuales de comunicación móvil no son perfectas. Las tecnologías usadas en la actualidad, como la 3G, 4G o WiFi pueden llegar a saturarse con cierta facilidad, convirtiéndose, simple y llanamente, en inservibles.

Cada año, el número de dispositivos conectados a la red aumenta significativamente. Y en el futuro lo hará todavía con más fuerza a tenor del auge del internet de las cosas, un tema del que ya os hablamos en este artículo. Vamos camino de convertirnos en una sociedad hiperconectada para la cual deberemos mejorar nuestros sistemas de comunicación inalámbrica y aquí es donde la tecnología LiFi entra en juego.

LiFi es como se conoce popularmente la tecnología de comunicación óptica que se basa en la transferencia de datos a frecuencias comprendidas entre los 400 y 800 THz, un rango que se encuentra dentro del espectro visible de las personas. Esto es, transmitir información a través de la luz. Gracias a esta nueva tecnología, seríamos capaces de conectarnos a internet a través de elementos de iluminación convencionales como las bombillas LED. Eso sí, después de adaptarlas con algunos elementos electrónicos que se prevén de bajo coste.

El término LiFi fue acuñado por Harald Haas, ingeniero alemán y profesor de Telefonía móvil (Mobile Communications) en la Universidad de Edimburgo. Lo hizo durante la conferencia TED4 del año 2011, en la que se habló sobre comunicaciones a través de la luz visible y otras comunicaciones ópticas inalámbricas, también conocidas con el acrónimo OWC. Para los más curiosos, aquí tenéis el vídeo de dicha ponencia.

¿Cómo nos ayudará la tecnología LiFi?

Hablando sin rodeos, la tecnología LiFi nos permitirá transmitir datos a gran velocidad a la vez que se iluminamos un lugar. Como ya hemos mencionado al principio del artículo, una de sus principales ventajas es que no satura el espectro que usan los sistemas actuales como el WiFi y su velocidad puede llegar a ser 100 veces más rápida. Además, la luz utilizada para transmitir la información puede moldearse según las necesidades. Por ejemplo, la creación de un haz de luz muy estrecho, dirigido al punto deseado, significaría la creación de una red de corto alcance más segura.

Por supuesto, tampoco la tecnología LiFi es perfecta, por lo que tiene algunas desventajas. Actualmente, el alcance de este sistema deja mucho que desear, ya que se sitúa en unos pocos metros (alrededor de 10), y su cobertura se interrumpe al situar un objeto delante de la fuente de luz. De hecho, con el simple hecho de pasar la mano por delante del haz de luz, la transmisión de los datos se interrumpe.

En todo caso, lo más probable es que no tardaremos en ver la implementación de esta tecnología en lugares públicos de gran afluencia, como centros comerciales o estadios deportivos. Incluso, se prevé como una buena alternativa a los códigos QR. Por ejemplo, en el supermercado, al lado de los productos podría situarse un haz LiFi que informara sobre las características del producto o si forma parte de una promoción.

En resumen, LiFi es una tecnología que más pronto que tarde formará parte de nuestras vidas. Supone una buena oportunidad de futuro al tratarse de un sistema relativamente barato, sencillo y con la ventaja de que promete altas tasas de velocidad de transmisión sin saturar el espectro electromagnético usado en la actualidad.

Dejar respuesta